Guía para el dormitorio perfecto

Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera mediante varias fases que ocurren durante el ciclo de sueño. Es fundamental un entorno cuidado para propiciar que esta parte de nuestra vida sea lo más sencilla y placentera posible.  Por ese motivo, hemos redactado esta guía para conseguir el dormitorio perfecto. Cierra los ojos, que comenzamos.

5 septiembre 2018

1. Ilumina correctamente.

Anteriormente en este blog hablamos sobre la iluminación del hogar, dado que esta estancia es una de las más sensibles respecto a la luz, aplicaremos con cautela estos consejos.

TIP: En un dormitorio es recomendable que la iluminación sea cálida en los momentos previos al descanso, y fría y potente al llegar la hora de despertar. Todo dependerá también de nuestros gustos personales pero aquí van los 3 puntos fundamentales para la iluminación correcta de la habitación.

- Potencia la luz natural y complementa con iluminación indirecta.

- Si los pavimentos o los revestimientos son de tonalidades cálidas u oscuras debemos tener en cuenta que estas absorben la luz y que por lo tanto, necesitaremos más puntos de luz en una estancia, muy potentes o puros.

- El tamaño de la habitación nos determinará la intensidad de la luz. Si nuestro dormitorio es pequeño será conveniente luces menos intensas para evitar hacerlo parecer más pequeño.

En este espacio con la colección Evoque de la marca Keraben potenciamos la luz natural del ventanal y complementamos con luces indirectas (tanto en el sofá como en las mesitas de noche). Además la luz led en el techo servirá para dar calidez a esta estancia de tonalidades frías en las horas previas al sueño. Destaca el cabecero, potenciador de luz: en este caso se ha usado el mismo pavimento subido a la pared como decoración, un recurso entre lo decorativo y lo constructivo muy en tendencia del que hablaremos a continuación.

Colección Evoque de la marca Keraben

2. Enmarca tus sueños.

Una manera elegante y muy de vanguardia es elevar el pavimento hasta nuestro cabecero. De este modo conseguimos un elemento que aporta continuidad a la estancia. Además enmarcar nuestra cama proporciona equilibrio estructural a la habitación.

También resultará mucho más sencilla de limpiar que cabeceros de otro material: maderas o tapizados.

Este ejemplo de la colección In Time de Casainfinita nos propone un amplio cabecero que enmarca la cama generando líneas rectas  en la composición y por lo tanto, un espacio equilibrado estructuralmente. De esta manera, vemos como la colección se eleva hasta la pared generando un lugar perfecto en el que disponer luces indirectas que den calidez a estas tonalidades grises en las que se nos presenta In Time.

Colección In Time de Casainfinita

3. Piensa en el color.

El color es una fuente de estados de ánimos a tener en cuenta. Nada como la “colorterapia” para mejorar nuestro descanso y nuestro día a día. Mediremos las tonalidades que vestirán nuestro dormitorio. El blanco siempre es una opción cómoda y sencilla de combinar. Es fácil de iluminar y quedará bien con casi todo tipo de decoración. Si eres de esas personas que necesitan calidez, te aconsejamos tonalidades maderas, colores tierra para estabilizar las emociones y sentirnos arropados. Los tonos cálidos son recomendables sobre todo, en climas fríos o poco luminosos.

Colección Boreal de Keraben

Y justo al contrario, para climas cálidos, el azul o grises son un recurso que nos aportará frescura. Recuerda lo que hablamos hace poco sobre las tonalidades azules: Los azules son atrapa luces y los blancos la proyectan. Por eso es importante encontrar el equilibrio entre ambos y ser capaces de diseñar un espacio que juegue entre estas dos tonalidades”.  


Colección Frame de Keraben

¡Felices sueños!